La deliciosa y siempre apetecible ensaladilla sevillana, procede básicamente de la ensalada de patatas de la alta cocina burguesa del XIX, aunque en Sevilla adquiere cualidades sobresalientes: ligera, fresca, elegante, variada y sabrosa. Pocos son los paladares, locales o foráneos, que se resisten a esta auténtica y muy tradicional tapa, versionada, difundida y sumamente apreciada en toda la ciudad. Una de las bazas más seguras del tapeo sevillano