Las terrazas de playa, en fase de extinción