Las cosas que más fastidian de los restaurantes – Gastronomía


Conoce las cosas que más fastidian de los restaurantes

Que no te dejen elegir la mesa que quieres, que pongan la música alta o que alteren las recetas originales y no avisen son algunas cosas desagradables que te pueden pasar al ir a un restaurante. Entérate de otros detalles de mal gusto.

1. Que cobren extra por compartir los platos

Varios restaurantes de Buenos Aires cobran recargo si decides comer un plato a medias. Son cada vez más los restaurantes que pusieron un impuesto a la austeridad para quienes tengan poca hambre o prefieran abocarse al postre.

2. Que apliquen la regla del 1,5

Cada vez que dos comensales piden un mismo plato, en vez de venir dos porciones viene una y media repartida en dos platos, o en una bandeja más grande.

Si piden dos woks idénticos, el chef no saltea dos porciones de pollo, no filetea dos porciones de champiñones, ni pone dos puñados de almendras. Hace un wok más grande y lo divide en partes iguales.

De la misma forma, si se piden dos porciones de papas fritas, viene una bandeja grande que jamás tiene la misma cantidad que tienen dos pequeñas y, si se piden dos tés, viene una tetera comunal con agua para dos clientes.

3. Que intenten no entregar factura

El tema es controvertido. Todos sabemos que para tener un local abierto hay que pagar impuestos y aportes delirantes que nunca vuelven a la comunidad. Pero ellos tienen la obligación de entregar el tiquete de compra.
4. Que no te dejen elegir la mesa que quieres

En algunos restaurantes uno no puede elegir dónde sentarse. Aunque no tiene una explicación lógica, salvo cuando se trate del número de personas, la persona que recibe en un restaurante dice inmediatamente en dónde se puede sentar uno o no.

5. Que se pongan de mal genio cuando devuelves un plato

Cada vez que devuelves un plato, el manager o el dueño se acerca a ver si está todo bien, pero si le dices que el chef se olvidó de la vinagreta o que la carne no está en el punto que la pediste se hace el sorprendido.

6. Que ahorren en el vinagre balsámico y en el aceite de oliva

Cada vez más restaurantes ponen el aceite de oliva y el vinagre balsámico en botellas adornadas para disimular que lo único original que tienen es el color. Basta con ir a cualquier supermercado chino para verlos: la marca se llama algo de los olivos pero adentro hay aceite de girasol con un poco de oliva y colorante.

Lo mismo con el vinagre balsámico: eso que compran no lo es. El vinagre balsámico no tiene gusto a vinagre de alcohol.

7. Que pongan la música alta

La música siempre debe estar en un tono moderado. No hay necesidad de exagerar con el volumen.

8. Que los dueños no intervengan cuando hay clientes molestos

Cada vez que hay un cliente gritando por su teléfono celular, un hombre enloquecido, o dos mujeres que se ríen y golpean la mesa como animales, los managers miran para otro lado, esperando que otro cliente se acerque a decirle algo pero no actúan directamente.

9. Que los baños no estén impecables o que haya olor a baño en el salón

No hay nada más terrible que entrar a un baño sucio en el medio de una cena. Los restaurantes siempre aducen que los clientes son sucios y que limpian varias veces al día, pero eso justifica que no limpian lo suficiente.

10. Que alteren las recetas originales y no avisen

Cuando yo leo “Ensalada Cesar” en un menú, asumo que es una ensalada César y no una adaptación de lechuga criolla con mayonesa. Si van a reemplazar el parmesano en hebras por queso deshidratado, al menos hay que avisar.

FUENTE TERRA


38
-
Precios : 0