La Vida – “La mejor dieta es comer lo que nuestros padres y abuelos”, según experto


El doctor José María Ordovás, uno de los fundadores de la Nutrigenómica, ha revelado hoy que la mejor dieta para cada individuo es “comer lo que comían nuestros padres y abuelos”.

El experto ha sido nombrado hoy académico numerario y de honor de la Academia Española de Nutrición, en un acto en el que ha recibido además el Premio Gregorio Varela 2010 de la Fundación Dieta Mediterránea.

Ordovás, director del Laboratorio de Genómica y Nutrición de la Universidad de Tufts (Boston, EEUU), ha explicado, en declaraciones a EFE, que durante siglos ha habido “un intercambio de comunicación entre el medio ambiente y nuestros genes”.

A lo largo de generaciones y generaciones, los genes se han ido adaptando al entorno donde ha evolucionado cada raza o población humana hasta estar “perfectamente optimizados”. En el caso de España, ha recordado, la dieta tradicional ha sido la mediterránea.

Sin embargo, ante el fenómeno de la globalización alimentaria, es decir, comer lo mismo en todas partes, “estamos convirtiendo en una Torre de Babel nuestros genes”.

El doctor ha precisado que tras años de intercambiar información con un entorno determinado, que les facilitaba una serie de alimentos en determinados periodos, “ahora el medio ambiente habla un esperanto, un idioma común que al que no están acostumbrados”.

Esto produce “una ruptura”, en términos de lo que es más óptimo para cada individuo, con consecuencias como la actual epidemia de obesidad, enfermedades asociadas a ella como la diabetes o trastornos cardiovasculares, entre otras patologías.

Ordovás ha dicho que, en el caso de los inmigrantes, sería mejor para su salud que “siguieran comiendo lo que comían en su país”, como se ha demostrado en estudios realizados en Estados Unidos.

La situación no es diferente en España donde, según ha anunciado, se va a desarrollar una investigación entre la creciente población inmigrante donde se espera encontrar “precisamente lo mismo que en Estados Unidos, que la mejor dieta para la persona es la que consumían sus padres y sus abuelos”.

El futuro de la Nutrigenómica, ciencia que estudia la expresión de los genes en relación con la alimentación, es “seguir entendiendo mejor su lenguaje y darles precisamente lo que necesitan”.

Al amparo de este saber, ha relatado el científico, se empezó a conocer cómo se podían prevenir las enfermedades cardiovasculares y también como personalizar la dieta, de manera que, por ejemplo, los niveles de colesterol se pudieran normalizar y mejorar.

Ordovás ha confesado que el “mayor énfasis” de la investigación actual se centra en prevenir la obesidad y, si no se llega a tiempo, en cómo conseguir una dieta personalizada que permita perder peso “con éxito y de una manera mucho más racional”.

“Lo que se está haciendo ahora es probar, probar y probar, o fiarse de la última moda en términos de dieta, cuando en muchos casos no es la adecuada o puede hacer daño en lugar de aportar beneficios”, ha lamentado.

“Estamos en una situación de aumentar de una manera espectacular nuestro conocimiento y de hacer los primeros pinitos en la aplicación de la Nutrigenómica”, ha esgrimido, para recordar que hay alimentos que engordan a unas personas y a otras no, al igual que hay dietas que funcionan para algunos y no valen para otros.

En su opinión, es necesario ser “muy modestos” pero también actuar con “mucha esperanza” ante lo que se podrá ofrecer a cada individuo en los próximos “tres, cuatro o cinco años”.


22
-
Precios : 0