¡Ay mi blusa marinera; siempre me la inflaba el viento al divisar la escollera!

De tapas por Sevilla